Guía de Rutas, Patrimonio y Gastronomía por el norte de Gran Canaria.
0

Escobas de palma dentro de una cueva

Aventino hace escobas en una cueva de Acusa Seca. Su abuela le enseñó. (Reportaje fotográfico: Y. Millares).

ARTENARA. Acusa Seca es una aldea fundada por los aborígenes antes de la la conquista castellana. Sus casas están excavadas en cuevas, en la pared de un risco. La agricultura y la ganadería eran las actividades económicas predominantes. Y así fue hasta el siglo XX. La mayoría de las mujeres de este poblado trabajaban con la hoja de las palmeras: muchas, haciendo escobas. El oficio aún pervive gracias a Aventino Medina. Su abuela le enseñó y hoy es el último que fabrica escobas de palma. Antiguamente, las escobas se amarraban con “tomisa” (soga hecha con hoja de palmera trenzada); hoy, Aventino emplea soga de pitera. Todo lo demás lo hace igual que en siglos anteriores. Naturalmente, su taller está en una cueva. Antes, su familia guardaba aquí las semillas.


Ver Acusa Seca en un mapa más grande

Aventino enrolla las puyas en el hilo.

Con un hacha iguala los extremos.

Para amarrar el puño, usa hilo de pitera.

Finalmente, aprieta el hilo del puño en la puerta de la cueva.

Aventino clava el puño de la escoba en un palo.

Para obtener la hoja de palma, Aventino baja a la huerta en el barranco (500 metros debajo de las cuevas). Allí sube a la palmera y corta hojas. Utiliza el mismo machete que tenía su abuelo. Y con un hacha le quita los “espuchos” a las hojas [espuchos: espinas en la base del tallo de la hoja de palma].

PASO A PASO
Con hoja de Phoenix canariensis
En el huerto donde Aventino tiene palmeras canarias (Phoenix canariensis), deja las hojas que corta para que se sequen: serán menos pesadas para subir a la cueva donde trabaja.

1. De la hoja de palma obtiene las “puyas”: tiras tiernas de hoja de palma que crecen en el “pírgano”. Aventino rompe las puyas hacia atrás y las deja preparadas para formar la escoba.

2. Aventino coge un trozo de hilo: estira la pierna; ata un extremo del hilo en su zapato derecho; amarra el otro extremo del hilo en su cintura.

3. Coloca enncima del hilo las puyas, que cuelgan hacia el interior de su pierna. Así hasta ocupar todo el hilo: desde su zapato hasta la parte superior del muslo.

4. Cuando ha cubierto el hilo con puyas desde el zapato al muslo: enrolla el hilo en dirección al pie.

5. Ata el hilo bien fuerte por la parte superior de las puyas: hay estará después el puño de la escoba.

6. Apoya el atado de puyas sobre un tronco de árbol. Da unos golpes de hacha e iguala los extremos.

7. Introduce hojas de palma (muy blancas) por arriba para preparar el puño.

8. Dobla las hojas blancas hacia fuera y hacia abajo. Las ata fuertemente.

9. Para terminar, da un último golpe con el hacha para igualar el extremo por debajo.

Así vende las escobas. Para barrer, hay que introducir un palo en el puño. Es ideal para jardines o en empedrados.

Más información
En el reportaje “Aventino Medina: ‘Antes de barrer hay que mojarle el puño a la escoba”, en la edición digital de la revista Pellagofio.

Be Sociable, Share!

Comentarios (0)

Trackback URL | Comments RSS Feed

Deja un comentario




Si quieres poner una imagen junto a tu comentario usa tu avatar.

buy naltrexone bupropion 150mg spy phone software