0

Música, baile y mucha pólvora el día grande de la Virgen de la Cuevita

La Virgen de la Cuevita recorre las calles del pueblo de Artenara, entre tracas, voladores y fuegos artificiales, hacia su santuario en la montaña del Toril.

ARTENARA. La Fiesta de la Virgen de la Cuevita tiene su inicio con el traslado de su imagen desde la ermita que la guarda hasta la cercana iglesia parroquial de San Matías. Esto tiene lugar el penúltimo domingo de agosto. Y finaliza con el regreso de la misma a su ermita el último domingo del mismo mes en una jornada que ilumina la noche con espectaculares fuegos artificiales, después de unos días en los que hay convocadas diversas actividades culturales, musicales, religiosas, deportivas, etc. Los orígenes de esta celebración la sitúan como Fiesta de los Estudiantes a finales de los años 20 del siglo XX en la que se organizaban una mezcla de actividades de diversión y devoción. Junto a la ermita, un panel explicativo explica más detalles: “Los primeros datos documentales de la devoción a la Virgen de la Cuevita se remontan a un cuadrante de misas de 1783. En el último tercio del siglo XIX y durante el proceso de construcción del templo de San Matías, la ermita fue destinada a la celebración de los actos litúrgicos parroquiales. A partir de 1928 adquiere relevancia con la celebración de la Fiesta de los Estudiantes y la colocación del campanil, y en 1939 los excombatientes de este pueblo juran realizar una fiesta en acción de gracias tras haber regresado de la Guerra Civil”. La Virgen es Patrona de las Agrupaciones Folclóricas (1963) y Patrona del Ciclismo de Gran Canaria (1965).

Haga clic en cada fotografía para verla a tamaño mayor. Reportaje fotográfico: Yuri Millares.


Ver Ruta de la Subida de la Virgen de la Cuevita en un mapa más grande

Be Sociable, Share!

Comentarios (0)

Trackback URL | Comments RSS Feed

Leave a Reply




If you want a picture to show with your comment, go get a Gravatar.