Gáldar

Topónimo aborigen. Se dice que es la derivación directa de su fórmula original Agaldar, cuya raíz etimológica según algunas fuentes contiene el morfema g-d relacionado con el radicalgdar, y que a su vez tiene dos cabeceras semánticas: fortaleza, prominencia que se relaciona con el sitio aludiendo a su montaña; y, regia, real donde esta la tienda o la casa del rey o del Guanarteme.

El municipio de Gáldar se sitúa en el ángulo noroccidental de la isla de Gran Canaria, en la zona denominada “comarca del Noroeste”, y a 27 kilómetros de distancia de la capital de la Isla. Su extensión es de 61,58 kilómetros cuadrados y el vértice superior del municipio, que alcanza a la zona centro de la isla desde la misma costa norte, se sitúa a unos 1.700 metros de altitud. Su perímetro se asemeja a un triángulo irregular con vértice muy afilado.

Gáldar limita, al Norte, con el Océano Atlántico; al Sur, con el municipio de Artenara; al Este, con Santa María de Guía y Moya; y al Oeste, con Agaete. En las zonas altas de este municipio norteño de accidentado relieve, hallamos morfologías bien diferenciadas, el Montañón Negro, la Caldera de los Pinos de Gáldar y el Hondo de Fagagesto, procedentes de antiguas erupciones volcánicas. La zona central está presidida por la Montaña de Gáldar, la Montaña de Amagro y el Barranco de Gáldar, mientras las recortadas costas recogen las playas de Caleta de Abajo y Arriba, El Agujero, Bocabarranco, Sardina y El Juncal.

Clima

El clima en Gáldar destaca sobre todo por ser un clima húmedo y fresco que se origina gracias a los vientos alisios, predominando así unas temperaturas medias anuales de 17,8ºC donde, en los meses más cálidos, llegan las temperaturas a 25,6ºC y 11,3ºC como media en los meses más fríos. En cuanto a precipitaciones, en Gáldar oscilan los 271 mm. Dependiendo del punto en el que nos encontremos del municipio, la temperatura puede llegar a variar, aunque no lo haga de manera significativa.

Geología

El relieve en Gáldar varía en función del punto en el que nos encontremos, determinando la vegetación. En su geología encontramos un predominio de las las lavas extrusivas de la Serie Basáltica II en las zonas de cumbres y medianías. Las formaciones más recientes, correspondientes a la montaña de Ajódar, cono de escorias de la Serie III. En el Macizo de Amagro (475 metros sobre el nivel del mar) encontramos abundante presencia de materiales fonolíticos correspondientes a las formaciones más antiguas de la isla de Gran Canaria.

El municipio cuenta con espacios naturales como el monumento natural de Amagro (475m), cuyos materiales corresponden a las formaciones más antiguas de la isla, y el paisaje protegido de Las Cumbres que incluye el monumento natural de Montañón Negro, La Caldera y Los Pinos de Gáldar.

Flora y fauna

Si nos pasamos por la zona céntrica y más elevada del municipio, podemos ver un ecosistema rico en vegetación, donde predomina el pinar, el cual está viviendo en los últimos años una lenta recuperación gracias a las repoblaciones. La zona de medianías ha estado muy expuesta a la acción antrópica, lo cual supuso la desaparición casi total de la laurisilva que cubría dicha zona en épocas pretéritas, perviviendo sólo pequeños reductos de monte bajo en barrancos y laderas poco accesibles. En las zonas bajas predomina la vegetación xerófila. Uno de los endemismos más conocidos es la siempreviva de Amagro, aunque no es sólo exclusiva de aquí.

En cuanto a la fauna del municipio, podemos ver que, como hemos dicho anteriormente, debido a su situación, cuenta con gran variedad de animales, entre los que existe una variedad de peces en la zona de costa y mar y con aves autóctonas de la isla en gran parte del municipio. La vieja es uno de los peces más vistosos de nuestra costa. La gaviota argéntea o de patas amarillas es muy frecuente en nuestras costas y playas, donde
busca restos de comida y peces con los que alimentarse.

Entre las piedras, en los barrancos y costas de Gáldar, encontramos el lagarto de Gran Canaria, que es el de mayor tamaño de las islas, junto al gigante de El Hierro y el de La Gomera. El erizo moruno es abundante en las zonas de cultivo de medianías y en la zona baja.

Arqueología

En la Costa se sitúa el poblado y la necrópolis de La Guancha, un gran yacimiento arqueológico reducido en la actualidad a 24.000 m2 en el que podemos observar cómo eran los enterramientos de los antiguos pobladores de la isla, entre otras edificaciones prehispánicas, el mayor de los Túmulos conservados hoy en día, así como la residencia del guaire y las harimaguadas.

De la época prehispánica destaca especialmente la Cueva Pintada, manifestación más destacada del arte rupestre de Canarias, las cuevas prehispánicas del Barrio Hospital, Cuevas de Facaracas, así como el yacimiento de El Agujero con el célebre Túmulo Real de la Guancha, el más complejo de los de su tipo. Otras construcciones prehispánicas son la Cueva de la Furnia, Mugaretes del Clavo y el yacimiento de Botija.

Historia

En la época prehispánica puede considerarse como el más importante asentamiento o agrupación agrícola en una fértil vega, conformado por su «capital» con un complejo habitacional que comprendía varias entidades en cuevas y casas, y, poblados, unos costeros y otros de enlace con la comarca central de la isla.

Esta agrupación poblacional ocupaba toda la plataforma costera de la comarca Noroeste con recursos muy altos entre los barrancos de Guayedra y del Aumastel, en la actualidad de Azuaje, explotando una agricultura intensiva de regadío y secano, con ganadería extensiva y explotación del ecosistema costero.

La antigua Agáldar fue capital de la Tamarán o Gran Canaria por iniciativa de Andamana y Gumidafe, primeros monarcas de la isla, que la eligieron como su corte. En Gáldar residieron todos los reyes o guanartemes: Artemi, Tagoter, Soront, Guayasen y Tenesor Semidán, que fue el último de los de Gáldar y se convirtió al cristianismo recibiendo el nombre de Fernando Guanarteme. Hasta la Conquista, era el lugar de reunión del gran Sabor o asamblea consultiva de los doce guaires o jefes de cantón de Gran Canaria que algunos sitúan en las Cuevas de Facaracas o del Patronato.

Con la Conquista, se convierte en la Villa de Santiago de los Caballeros de Gáldar, ya que con anterioridad a ésta había sido puesta bajo el patronazgo del apóstol. El primer templo del santo fue la “casa canaria” donde se enterraron Miguel de Muxica y los vizcainos que cayeron en la Batalla de Ajódar (en el Sur de la isla), recinto  donde, según la tradición, dijo la primera misa don Juan de Frías, obispo que convirtió a la ciudad en sede provisional de su diócesis.

La creación de la parroquia de Santiago de Gáldar a finales del siglo XV convierte el municipio en uno de los principales focos de los orígenes del cristianismo en Canarias, consolidando la continuidad de la Villa como cabecera político administrativa del tercio noroccidental de la isla, de la cual se segregarían con el tiempo las unidades territoriales de Guía, Agaete y Artenara.

El cabildo llegó a denominarse “Concejo de Telde, Gáldar y Real de Las Palmas”, respondiendo a la nueva realidad administrativa de Gran Canaria tras la Conquista, con la recién fundada capital y las dos cabeceras prehispánicas, donde se ubicarán las administraciones del Norte y del Sur  (parroquia, alcaldía y vara de justicia, escribanía, hospital, distrito de repartimiento, convento), completando el gobierno y servicios de la isla que, desde la incorporación, se centraron en Las Palmas.

La Real Audiencia de Canarias ha residido temporalmente en Gáldar en dos ocasiones, en 1560  y en 1812. El primer escribano de la entonces villa y su término, en 1488, fue Hernando de Écija, mientras Pedro de Jaén es el primer alcalde conocido. El hospital se denominó de San Pedro Mártir y el convento franciscano de San Antonio de Padua se fundó en 1520, con importantes estudios de filosofía y teología. También su parroquia o beneficio es matriz de la isla, junto con los de Las Palmas y Telde, y del mismo se segregaron las demarcaciones de Agaete (1515), Santa María de Guía (1533) y Artenara (1782). En el primer tercio del siglo XVI ya estaban también levantadas las ermitas de Santa Lucía, San Sebastián, San Antonio Abad y Ntra. Sra. de la Vega o La Encarnación.

Actualidad

El sector agropecuario de Gáldar fue hasta hace unos años la actividad económica más fuerte. El cultivo de la caña de azúcar, luego el de la vid y, posteriormente, el de la cochinilla cedieron su supremacía al del plátano, situándola como el primer municipio productor de la isla, que se combinó con el de tomates, cebollas, papas y millo (también flores y berenjenas. Su potencial comercial situó al puerto de Sardina del norte en el siglo XIX entre los de mayor movimiento del Archipiélago, sólo superado por los de Las Palmas de Gran Canaria y de Santa Cruz de Tenerife.

En la actualidad la superficie destinada a la agricultura es de 1.694 hectáreas de las que 665,94 se dedican al cultivo de cereales, leguminosas y pastizales; 630,42 al de plataneras; 164,74 al de papas; 72,36 al de hortalizas; 64,57 al de flores y plantas ornamentales; 33,82 al de tomates; 27,59 al huerto familiar; 19,35 a frutales templados; 8,41 a cítricos y 4,12 a frutales subtropicales, y el resto a otros cultivos que no superan una hectárea de superficie.

La ganadería también se configura como una actividad importante en la vida del municipio con 9.777 cabezas de las que 4.380 son de caprino, 3.506 de ovino, 1.594 de bovino y 297 de porcino. La elaboración de quesos de leche de oveja y flor gozan de gran prestigio desde antaño, siendo uno de los productos caraterísticos del destino.

La actividad comercial e industrial es pujante en el municipio.

El Casco Urbano de Gáldar, en la actualidad, mantiene las características y formas señoriales, de un pasado histórico y capitalino. Las viviendas en su entorno, conservan sus rasgos artísticos, donde el estilo bárroco y neoclásico se manifiesta en las estructuras de los edificios.

Por Real Decreto 1048/1981 de 13 de marzo, publicado en el Boletín Oficial del Estado de 6 de junio de 1981, quedó declarado conjunto histórico-artístico, bajo la tutela y protección del Estado español, la Plaza de Santiago de los Caballeros y aledaños de la Ciudad de Gáldar.

Barrios:

Barranco Hondo de Arriba, Barranco Hondo de Abajo, Tablado, Juncalillo, Fagajesto, San José de Caideros, Saucillo, Hoya de Pineda, El Agazal, Los Quintana, Piso Firme, San Isidro, Nido Cuervo, Marmolejo, Llano de Caleta y Sobradillo, Barrial, Sardina, Becerril, Caleta de Arriba, Caleta de Abajo, Palma de Rojas, Anzofé, La Montaña, Cañada Honda, El Salón, Tegueste, San Sebastián.

De interés

Uno de los aspectos más interesantes de Gáldar es su patrimonio prehispánico, siendo la única ciudad canaria que en su centro urbano conserva parte de su estructura antigua. Visita obligada es la del Parque Arqueológico de la Cueva Pintada (a pocos metros de la Plaza de Santiago), donde no sólo se conserva la más notable manifestación del arte rupestre de Canarias, sino también una treintena de construcciones  con distintas técnicas constructivas, localizadas en los trabajos arqueológicos en los que han aparecido miles de piezas (vasijas, pintaderas, ídolos, monedas medievales europeas, material lítico, restos de animales, semillas).

El Museo Arqueológico anexo expone todas estas colecciones, con salas didácticas donde, con los medios audiovisuales más innovadores, se explica el pasado insular. En las inmediaciones de la ciudad se encuentran otros conjuntos, como los de cuevas de Barrio Hospital y Facaracas. A poco más de un kilómetro, en la playa del mismo nombre, se localiza el yacimiento de El Agujero,  con distintas viviendas y enterramientos, destacando  el célebre “Túmulo Real de la Guancha”, el más complejo de los de su tipo y que es la zona arqueológica que primero se declaró monumentalmente en toda Canarias, en 1949. Otras construcciones prehispánicas son la Cueva de la Furnia, Mugaretes del Clavo y el yacimiento de Botija, cerrados al público, y a los que se llega por la carretera del Puerto de Sardina.

En el mismo centro de la ciudad se localiza el conjunto histórico,  el cual integra  la Plaza de Santiago y una serie de monumentos que se levantan en su entorno, zona donde estuvo el que fuera Palacio del Guanarteme. El  edificio más destacado es el templo de Santiago de los Caballeros, construido a partir de 1778, con planos de los arquitectos Hermanos Eduardo. Primer edificio del neoclasicismo en Canarias y uno de los de mayor monumentalidad del archipiélago, sobresale por su fachada en cantería dorada de Gáldar y su amplia espacialidad interior, con tres naves y quince capillas, bajo bóvedas y airosa cúpula.

En el templo y, especialmente, en el Museo de Arte Sacro Santiago de los Caballeros (entrada por la calle Fernando Guanarteme), se guardan importantes piezas, como la “Pila Verde” (siglo XV, donde se bautizaron los primeros canarios), el “Niño de los Reyes” (regalo de los Reyes Católicos al Guanarteme), esculturas de las escuelas sevillana, cubana y canaria, de Luján Pérez (imágenes de La Purísima Concepción, La encarnación. Nuestra Señora de los Dolores y Nuestra Señora del Rosario), de Borges Linares, pinturas (la Virgen del Pino del Capitán Quesada, la Trinidad del Canónigo Aguilar, la Aparición de Santiago, Santa Catalina, Apostolado) custodia rococó del Corpus (Damián de Castro, siglo XVIII), platería mexicana, ornamentos, Pendón de Frías, órgano romántico alemán, sagrario americano, etc.

La Plaza de Santiago es de los rincones más bellos de Canarias, con sus características cuatro araucarias y laureles de Indias que crecen en los paseos que rodean la fuente romántica. Entre las actividades que se desarrollan en la misma destaca el mercadillo de los jueves, que antiguamente se celebraba en la Plaza de los Guanartemes.

En un lado de la Plaza de Santiago se levantan las Casas Consistoriales, de estilo neoclásico, donde se custodian el Pendón de la Ciudad, la colección municipal de piezas prehispánicas (muy interesantes son la serie de “idolillos” y pintaderas) y la imagen de la Virgen de la Vega. En el patio crece el centenario drago (1718), de los más viejos de  la provincia. Fue plantado en 1718 y en su tronco muestra las cicatrices de las heridas recibidas para extraerle su preciada sangre. Su madera, por lo ligera, era usada por los aborígenes canarios para la construcción de rodelas. En un rincón del patio central de las Casas Consistoriales, se encuentra una típica pila canaria, rebosando el frescor de su agua.

Junto al Ayuntamiento se levanta el Teatro Municipal, uno de los más antiguos de su género en Canarias, construido en 1912. Otro rincón pintoresco es la Placeta de Santa Lucía, situada en el solar que ocupó esta ermita, presidida por una antigua cruz. Frente está el Casino, fundado en 1847 y que hoy ocupa un elegante edificio de las primeras décadas del siglo XX.

Muy cercano se encuentra el Museo Antonio Padrón (calle Drago, 2), ubicado en el edificio regionalista que fue estudio del pintor, donde se exhibe una muestra permanente de la obra de este pintor indigenista galdense, que se inspira en el período prehispánico y la cultura popular. Entre los cuadros expuestos destacan las  series “Canarias mágica”, “La lluvia”, “La infancia”, así como  “La Piedad”, que quedó inacabada por la repentina muerte del pintor.

Otro monumento es la ermita de San Sebastián (siglo XVI), con la imagen del santo mártir, obra de Luján Pérez. En ella predicó San Antonio María Claret. En cuanto a la arquitectura doméstica tradicional destacan la Casa Verde de Aguilar y la Casa del Capitán Quesada (siglo XVIII), ambas declaradas bienes de interés cultural, pudiéndose visitar la primera, que es la sede de la Escuela de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria en Gáldar, con un típico patio canario.

Cercana a la de Santiago, está la Plaza de los Faicanes, presidida por una gran pintadera de bronce, símbolo de la canariedad. Junto a ella se encuentra el edificio de la Heredad de Aguas, donde está instalada la Oficina Municipal de Información.

En distintos rincones aparecen estatuas y monumentos conmemorativos que recuerdan la historia y las tradiciones, como las dedicadas a las Guayarminas, Tenesor Semidán (delante de la Heredad de Aguas), la Pescadora y el Labrador (en el pórtico de la Recova o mercado)  o la Lucha Canaria (en la calle Guaires), todas del escultor galdense Borges Linares.

A un paseo del centro se halla el Parque Huertas del Rey, apropiado para descansar o comer. A unos seis kilómetros, saliendo por el Puente de los Tres Ojos, interesante obra de ingeniería civil del siglo XIX, está el Puerto de Sardina, en cuyas aguas fondeó en agosto de 1492 una de carabelas colombinas en la ruta hacia América, hecho histórico que se recuerda con un monolito. Hoy es un núcleo pesquero y de veraneo, conservando algunos de sus antiguos muelles.

En la cota de los 1.000 metros se emplaza Fagajesto y, por el Pinar de la Herradura o la carretera de los Andenes, se llega hasta la pedanía de Juncalillo, con los conjuntos de casas-cueva de El Retamar, Barranco Hondo de Arriba y Barranco Hondo de Abajo. Este último fue declarado conjunto histórico y en él se puede visitar la ermita de Ntra. Sra de Fátima, labrada en la roca, así como otros ejemplos de arquitectura rural excavada y un museo etnográfico, con interesantes muestras de cultura popular.

Artesanía

En el municipio de Gáldar perduran dispersos una serie de artesanos y artesanas que representa un amplio abanico de la Artesanía Canaria, desde la cerámica más tradicional (Hoya de Pineda) hasta los cuchillos, instrumentos musicales, cestería, calados, etc…

La avanzada edad de los artesanos hace peligrar la continuidad de las técnicas artesanales, valor cultural que por ninguna circunstancia debería desaparecer. Por su gran calidad, la utilización de medios y materiales naturales, con originalidad del producto hacen de esta actividad un punto de vista innegable, que sirve para identificar a las gentes del Norte en su tradición y cultura.

Destacan el cuchillo canario, instrumentos musicales (son famosos, en especial, los timples), cestería, etc., existiendo además un taller de calados en el centro histórico de la ciudad, por limitarnos a las actividades en la zona baja. Hoya de Pineda es uno de los pocos alfares que han existido ininterrumpidamente en la isla, muy cerca de la Hacienda de los Pineda, interesante edificación de casa de campo del siglo XVII, declarada monumento. En Caideros tienen relevancia sus telares tradicionales y la antigua ermita de San José (siglo XVII), levantada en un bellísimo y bucólico entorno.

Gastronomía

En Gáldar, al igual que en otros municipios limítrofes del norte de la Isla, el queso es uno de los manjares más exquisitos que puede saborear el visitante. Son quesos de leche de oveja y flor que ofrecen un peculiar aroma y sabor gracias a que su elaboración y cuajado se realiza con la flor del cardo. Aunque también encontramos otros tipos de quesos, igual de sabrosos. Son también destacables los platos con carne de cabrito y vaca que pueden degustarse en muchos de los restaurantes y asaderos del pueblo. En la zona costera de Sardina, los platos de pescado fresco son otro de los atractivos gastronómicos del municipio, acompañados de otras muchas exquisiteces.

Otro producto estrella en el municipio es el plátano. Gáldar es el municipio que más exporta plátano de la isla de Gran Canaria. La cebolla también es un producto típico del municipio, siendo tan característico que los habitantes de la ciudad también reciben el nombre de Cebolleros.

Playas

En la costa de este municipio encontramos varios puntos de baño interesantes, destacando las playas de los Dos Roques, Punta de Gáldar, la Caleta de Arriba, la Caleta de Abajo, la rada del Juncal, la playa de El Agujero y otros muchos refugios y piscinas naturales que permiten disfrutar del baño.

En el extremo noroeste existe un gran saliente rocoso: la Punta de Sardina, con un faro que lleva su nombre. Al abrigo de este saliente se encuentra la Playa y el Puerto de Sardina, a 5 kms. del casco urbano de Gáldar. El mejor refugio de toda la zona está en el Puerto de Sardina, un enclave costero tradicional que ha sido muy mejorado recientemente con la construcción de un nuevo dique, donde pueden fondear también las embarcaciones deportivas.

El muelle de Sardina fue declarado de interés general el 20 de marzo de 1895. Después perdió este carácter comercial y comenzó una actividad eminentemente pesquera, que dura hasta nuestros días y que se ha visto complementada con otras actividades, pues junto al Puerto encontramos una preciosa playa de arena dorada de unos 400 metros de longitud, estupenda para el baño, más abrigada de vientos y corrientes que otras muchas del municipio y con una oferta gastronómica muy atractiva; varios restaurantes y bares locales se llenan en busca del pescado fresco del lugar.

Fiestas

Batalla de flores en la plaza de Santiago de Gáldar (Fotografía: Paco Luis Mateos).

El calendario festivo de Gáldar se amplía a todo el año. Las fiestas mayores de Santiago de los Caballeros, patrón de la ciudad, se celebran durante el mes de julio con un completo programa de Romería Ofrenda a Santiago de los Caballeros, que se realiza el sábado anterior al 25 de julio, batalla de flores, “el Volcán”, fuegos artificiales, pregón, coronación de la guayarmina y corte de tenesoyas, lucha canaria, cursos universitarios, exposiciones, conciertos, teatro, recitales de música popular, feria de ganado, conferencias, verbenas.

Estas celebraciones se convierten en especiales cuando la festividad de Santiago cae en domingo y, por tanto, es Año Santo Jacobeo, recibiendo el templo miles de peregrinos que vienen a ganar el Jubileo Plenario en virtud de la concesión de S.S. el Papa.

Las Fiestas de San Isidro son las segundas fiestas principales del municipio galdense. Entre los actos, destaca la tradicional Romería Ofrenda a San Isidro, que se realiza el sábado anterior al 15 de mayo; y la Festividad de San Isidro, donde la imagen recorre las principales calles del barrio que lleva su nombre después de presidir la tradicional feria de ganado.

Otras fechas señaladas son el Auto de Reyes Magos (teatro tradicional declarado de interés regional), las fiestas de San Sebastián (enero), el Carnaval y Entierro de la Sardina, Bajada de la Virgen de la Vega (marzo), Semana Santa, Santa Rita (mayo), Corpus Christi, Sagrado Corazón (junio), Purísima Concepción, Santa Lucía, Navidad, Fin de Año, todas en el centro histórico de la ciudad.

Más información:
Oficina de Información Turística
Plaza de Santiago (edificio Ayuntamiento)
Teléfono 928 895 855
www.galdar.es