0

Gáldar recuerda su participación en el rodaje de la superproducción ‘Tirma’

Detalle del cartel de la pelicula 'Tirma', con Silvana Pampanini en el papel de la princesa Guayarmina.

GÁLDAR. La Casa Museo Antonio Padrón ofreció en abril de 2011 la exposición Tirma en Gáldar, una propuesta sobre la memoria histórica de la población de esta ciudad del norte de Gran Canaria que participó en el rodaje de la conocida película Tirma, una superproducción hispanoitaliana de 1954. La exposición incluyó fotografías del rodaje y el ambiente que lo rodeó, dibujos, maquetas y vestuario que lucían los actores que hacían de aborígenes de la corte de los reyes aborígenes (los guanartemes). También, vídeos de entrevistas a algunos de los vecinos de Gáldar que participaron o vivieron de cerca el rodaje.

La isla de Gran Canaria fue escenario natural de rodaje, entre otras muchas películas, de dos muy significativas en los años 50 del siglo XX, por tratarse de superproducciones en la que intervenían conocidos actores y en las que, además, participaron muchos canarios: Moby Dick, de John Huston (rodada en la playa de las Canteras de la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria, con Gregory Peck en el papel protagonista) y la de Tirma que recuerda esta exposición.


Ver Casa Museo Antonio Padrón en un mapa más grande

El título original en italiano era Tirma, la Princessa delle Canari y estaba protagonizada, en sus principales papeles, por Silvana Pampanini (como la princesa aborigen Guayarmina), Gustavo Rojo (el guerrero canario Bentejuí), Marcello Mastroianni (el conquistador castellano Don Hernán), Jose María Lado (el sacerdote nativo o Gran Faycán) y Félix de Pomés (el rey aborigen o Guanarteme). Dirigida por Paolo Moffa, el argumento está basado en la obra teatral de Juan del Río Ayala.

Cartel de la superprodución hispanoitaliana 'Tirma', película que se rodó en 1954 en Gáldar y otros escenarios naturales de Gran Canaria.

Durante muchos años se dió a la película por desaparecida, pues no existían copias en color disponibles; sólo se disponía de una versión en blanco y negro sin el doblaje en castellano. Pero el Festival Internacional de Cine de Las Palmas de Gran Canaria pudo rescatar y restaurar una copia en color, doblada en castellano, que se proyectó en marzo de 2006 por primera vez después de 50 años.

Búsqueda en archivos italianos
En aquella ocasión, con motivo de la esperada proyección de la pelicula recuperada y restaurada, se supo que la búsqueda de una copia la película se remontaba a 1988. De ello se encargaron, según explicó María González Calimano (directora de la Filmoteca Canaria), Luis Macanthy y Saulo Torón, que comenzaron “las pesquisas por archivos italianos” hasta localizar una copia en blanco y negro, con la versión en italiano. La cinta la compró la Cámara de Comercio, Industria y Navegación de Las Palmas, que la donó a la Filmoteca Canaria.

Una copia en color se sabía que estaba “guardada en un búnquer en Italia” y allí seguía después de más de 40 años, pero no se conocía a los propietarios de los derechos de autor y hacía falta su autorización para sacarla de allí. Finalmente, los propietarios fueron localizados en 1994 y la cinta pudo ser recuperada. Pero la búsqueda continuó hasta hallar en 2004 una copia en color y en blanco y negro en Cinecittá, donde había otra copia incompleta en sus archivos.

Los actores que hacían de aborígenes se negaron a perder la gran batalla con los castellanos y fueron muchos los soldados, que hacían de ejército invasor, que precisaron atención médica, relata Diego F. Hernández en su artículo en el diario 'La Provincia' (14-IV-2011).

Anécdotas para escribir un libro
Tirma, que desde mediados de abril de 2011 ya está disponible en formato DVD, “es la película que mayor rastro emocional dejó en Gran Canaria”, cita Diego F. Hernández en su artículo “Una conquista a la italiana” al director del proyecto “Salvar la memoria: 50 años de Tirma y Moby Dick”, Luis Roca.

“El idilio entre Guayarmina y Don Hernán, y toda la ambientación técnica y humana que necesitaba Tirma, movilizó a media isla de Gran Canaria en el verano de 1954. El rodaje (…) deja anécdotas para escribir un libro. Desde la caracterización de los aborígenes como indios con cresta mohicana al uso de arcos y flechas, el uso de caballos, la construcción de una especie de campamento-castillo en la Dunas de Maspalomas y, entre otras, que los actores que hacían de aborígenes se negaron a perder la gran batalla con los castellanos. Hubo más que palabras y fueron muchos los soldados, que hacían de ejército invasor, que precisaron atención médica”, escribe Hernández en su artículo (suplemento Cultura de La Provincia/Diario de Las Palmas, 14-IV-2011).

Be Sociable, Share!

Comentarios (0)

Trackback URL | Comments RSS Feed

Leave a Reply




If you want a picture to show with your comment, go get a Gravatar.