Santa María de Guía

Campanario de la iglesia de Guía (Fotografía: Y. Millares)

Pueblo señorial, barrio popular

El conquistador castellano Sancho de Vargas recibió tierras entre el barranco de las Garzas y el barranco de Guía como pago por sus servicios a la Corona. Decidió erigir una iglesia: en 1509 el templo está terminado y consagrado a Santa María de Guía. Alrededor del templo surge un pequeño entramado urbano: en 1526 se segrega de Gáldar y se constituye como municipio con el nombre de Guía de Gran Canaria. A los pies de Guía de Gran Canaria prosperaba una vega agrícola muy rica.

En torno a la iglesia de Santa María de Guía y su plaza se levantaron casas de nobles familias y de acaudalados comerciantes. A sus espaldas creció el barrio de San Roque alrededor de la ermita del mismo nombre, residencia de trabajadores especializados en la agricultura.

Bajada de la Rama de Guía a su paso por la plaza de San Roque (Fotografía: Y. M.).

Guía de Gran Canaria era el pueblo “mejor y de más lustre después de la capital” (así lo describió el historiador José de Viera y Clavijo, entre los siglos XVIII y XIX). Obtuvo el título de ciudad en 1871. Sus calles empedradas acogieron los principales comercios de la comarca hasta mediados del siglo XX. Su mercadillo agrícola fue muy famoso: dio nombre a un producto muy singular, el queso de flor de Guía (ingrediente estrella en la cocina de los mejores chefs de Canarias). Aquí nacieron personajes ilustres de la cultura y la política de las islas Canarias: Luján Pérez (imaginero), Néstor Álamo (compositor), el canónigo Gordillo (presidente de las Cortes de Cádiz en 1812: el parlamento que dotó a España de su primera Constitución).

Además, la iglesia de Guía tiene un órgano italiano que inauguró en 1900 el compositor francés Camille Saint-Saëns. El municipio acoge, igualmente, uno de los yacimientos arqueológicos más espectaculares del archipiélago: el Cenobio de Valerón, así denominado porque hasta el siglo XIX se pensaba que era un recinto sagrado. Pero en realidad es un enorme granero con más de 350 cuevas excavadas en una gigantesca oquedad, donde los aborígenes almacenaban su trigo, centeno, lentejas y otros productos alimenticios estratégicos en su dieta alimenticia.

Guía en fiestas
Entre las fiestas de Santa María de Guía, destaca la de Las Marías (también llamada Rama de Guía) por su tradición y por su arraigo popular. La Rama de Guía cumple dos siglos en 2011. Se celebra desde 1811 –un terrible año con plaga de langosta y con epidemia de fiebre amarilla–: fue una promesa de los campesinos, que ofrendan ramas y frutos, al tiempo que hacen sonar tambores y caracolas. Se celebra en septiembre, durante el tercer fin de semana. Incluye una romería de gran tipismo.

Fachada de la iglesia de Guía (Fotografía: Y. M.)

Las otras grandes fiestas de Santa María de Guía tienen su cita con la patrona Nuestra Señora de Guía (15 de agosto) y con los quesos (dos domingos sucesivos de mayo).

Más información:
Oficina de Información Turística
Calle San José 9
Teléfono 928 553 043
Correo electrónico: turismo@santamariadeguia.es
www.santamariadeguia.es

Be Sociable, Share!