0

De El Hornillo al valle de Agaete

El molino de Abajo, al borde del camino
(Reportaje fotográfico: Y. Millares).

Desde el valle de Agaete (importante asentamiento aborigen antes de la conquista castellana) sube un antiguo sendero: la ruta era conocida por los aborígenes. Después del siglo XV se convirtió en un camino real. Hasta mediados del siglo XX: por él subían las pescaderas de Agaete a vender pescado (o cambiarlo por otros alimentos: papas, etc.); los vecinos a moler su gofio en el molino de El Sao; y, todos, en fin, a Tamadaba para obtener recursos del bosque (leña, pinocha, etc.). Nosotros haremos el camino en sentido descendente desde El Hornillo (cota 750): una pequeña aldea troglodita. Sus cuevas se esconden al pie de un risco. Tiene una pequeña y acogedora plaza: en ella, la ermita de Santa Teresita. Y llegaremos a Los Berrazales (cota 370, cerca del Hotel Princesa Guayarmina). Serán 4,5 kilómetros con un tiempo de descenso de 1:30.


Ver El Sao en un mapa más grande

Ruinas del viejo molino, de principios del siglo XX.

El molino de agua se encuentra a muy poca distancia de El Sao. En el círculo resaltado, un caminante por el empedrado del camino real.

Las casas de El Sao, a la vista cuando descendemos por el camino real.

El sendero permite divisar magníficas vistas del valle de Agaete en su tramo final.

Podemos llegar a El Hornillo en vehículo (hay una estrecha carretera asfaltada); o caminando si hemos iniciado el camino en Tamadaba (para hacer la ruta completa desde la degollada del Humo: ver reportaje en esta web del tramo Tamadaba-El Hornillo).

El camino desciende desde el mismo borde de la plaza. El camino es estrecho y muy serpenteante: bordea huertos, delimitados por piteras, zarzas y tuneras. Vemos árboles como el almendrero y la higuera, ejemplares que deben su presencia aquí al modo de vida de los vecinos de la zona: una agricultura de subsistencia que ya ha desaparecido.

Las curvas del camino nos llevan por el barranco del Hornillo. La presencia de flora autóctona nos permite ver ahora bicacareras (Canarina canariensis), madroños canarios (Arbutus canariensis), rosalillos (Dendriopoterium menendezii). Alcanzamos un pequeño asentamiento troglodita (Lomo de las Cuevas Coloradas) y pronto vemos a lo lejos las primeras casas de El Sao. A diferencia de El Hornillo (aldea formada por cuevas), El Sao es un conjunto de casas tradicionales con azotea.

El descenso por este camino real transcurre a continuación por un empedrado de llamativas y enormes piedras. Tras rebasar una curva en este llamativo tramo (al borde del barranco del Sao), nos permite alcanzar el viejo molino de Abajo (principios del siglo XX, ahora abandonado).

Tras un breve rodeo a un barranquillo, llegamos a las casas de El Sao (cota 520). Aquí ya hay carretera. Pero podemos continuar caminando por el sendero hasta Los Berrazales (muy cerca del Hotel Princesa Guayarmina). Estamos en la cabecera del valle de Agaete.

Más información
David Bramwell describe este camino desde el punto de vista botánico en el artículo “Un taginaste azul… de flores blancas”, en la edición digital de la revista Pellagofio. Y en la web de la Asociación de Vecinos Valsendero podemos leer una descripción del camino muy práctica: la página titulada “Caminata Tamadaba-Agaete por El Hornillo” explica con fotografías todo el recorrido.

Be Sociable, Share!

Comentarios (0)

Trackback URL | Comments RSS Feed

Leave a Reply




If you want a picture to show with your comment, go get a Gravatar.